Catedral Cósmica

Venciendo la Ley de Gravedad

¿Por qué nos fascinan las catedrales góticas?

Presentación realizada por Arnaldo Salvini.

Desde los albores de la humanidad… desde que el ser humano levantó su cabeza del suelo, desde que sintió la necesidad de erguirse, de mirar hacia arriba y de contemplar la bóveda celeste que lo rodeaba, se sintió atraído por los misterios de ese espacio infinito del que él se sentía parte y quiso encontrarle un sentido una explicación….

Experimentó la pulsión vertical, la necesidad de alzar su mano para “tocarlo”… para alcanzarlo… para ir más arriba del suelo que le ata los pies y lo frena, de despegarlos de la tierra madre…. Sintió “la necesidad de volar”, de buscar caminos para llegar a esa bóveda azul, hacia la fuente de la luz, hacia el sol….. y más allá también…. una manera de acercarse al AUTOR de esa bóveda, de esa luz y de esa infinitud.

Esa pulsión acompañó al hombre en las vicisitudes de toda su historia y la expresó de diversas maneras mediante todos medios que tuvo a su alcance; a través de la ciencia, del arte, de la filosofía de la religión…
Se expresó, repito, de diferentes maneras y con diferentes medios, pero siempre acuciado por el mismo impulso.

El arco ojival, la bóveda de crucería y la profusión de vitrales policromados, elementos característicos de la arquitectura de las catedrales góticas, son las formas más plenas y perfectas mediante las cuales el hombre logró expresar ese impulso vertical, esa necesidad de ir cada vez más arriba… más alto, de crear espacios de elevación de sensaciones cósmicas y de luz .

Ese impulso está inscripto en los genes humanos, forma parte de nuestro ADN, por eso no es de extrañar que las más modernas tecnologías contemporáneas – que algún día serán viejas y superadas -, y que los científicos de la NASA y los organismos de toda la tierra que se dedican a la exploración del “espacio extraterrestre”, utilicen el diseño ojival para vencer la ley de gravedad, para liberar al hombre de sus ataduras terrenas, para volar, llegar a otros planetas, a otras galaxias, y mas allá… siempre más allá … al “AUTOR DE TODO”.

Quizás sea el momento de darnos cuenta de que ciencia y religión no se contraponen no están en conflicto, – como se ha pensado durante largas etapas de la historia de la humanidad – sino que son distintas maneras de llegar a “LA FUERZA CREADORA” de concretar esa tremenda pulsión del ser humano de ” ir hacia arriba …. arriba…. cada vez más arriba… HACIA DIOS… HACIA LA FUENTE DE LA LUZ… HACIA EL ORIGEN DE TODAS LAS FORMAS…”.

Tal vez la ciencia racional moderna que excluye la intuición para llegar a la percepción directa o instintiva de hechos, sentimientos, situaciones y fenómenos, tarde un poco más en llegar a esa meta porque recorre caminos más lentos, más tortuosos… pero, sin duda en algún momento, llegará al este mismo punto…

HACIA ARRIBA…. MÁS ARRIBA…. HACIA LO ALTO…. HACIA LO ALTÍSIMO….. HACIA “EL CREADOR DE TODAS LAS COSAS” CON EL ARCO OJIVAL EN LAS CATEDRALES GÓTICAS… CON EL DISEÑO OJIVAL EN LAS NAVES ESPACIALES.

— ARNALDO SALVINI

Catedral cósmica – Arnaldo Salvini

Obra en ejecución al 31 de diciembre de 2015

catedral cosmica dic 2015

 

Obra en ejecución al 14 de septiembre de 2015

Catedral Cósmica

 

 Citas

  • “… Santuario de la Tradición, de la Ciencia y del Arte, la catedral gótica no debe ser contemplada como una obra únicamente dedicada a la gloria del cristianismo, sino más bien como una vasta concreción de ideas, de tendencias y de fé populares, como un todo perfecto al que podemos acudir sin temor cuando tratamos de conocer el pensamiento de nuestros antepasados en todos los terrenos: religioso, laico, filosófico o social…”
  • “…La catedral gótica se entiende así como un espacio sagrado entre el cielo y la tierra, en el que lo ascendente se convierte en el camino hacia Dios…”
  • “… Al cruzar sus puertas el ciudadano medieval, temeroso de Dios, se sentía más cerca de él a la vez que la belleza del templo le henchía de orgullo: era su catedral.

— Lorenzo Fernandez Bueno

  • “… había mirado hacia arriba, allá, a lo altísimo, curioso de conocer el acontecimiento supremo que me era anunciado, y había visto los nervios de los pilares lanzarse hacia lo sublime con una decisión de suicidas, y en el camino trabarse con otros, atravesarlos, enlazarlos y continuar más allá sin reposo, sin miramiento, arriba, arriba, sin acabar nunca de concretarse; arriba, arriba, hasta perderse en una confusión última que se parecería a una nada donde se hallara fermentando todo… ”.

— José Ortega y Gasset

Catedral Vieja Vitoria

  • “…Toda catedral es en sí misma un sueño que se sueña en la piedra y como todo sueño, nunca agota su significado.
  • Además desde la piedra más pequeña hasta el más glorioso vitral, todo en una catedral tiene un significado espiritual; es además un espacio sagrado, un lugar donde Dios se hace Luz.
  • San Bernardo comparaba el brillo del sol al atravesar un vitral con el advenimiento del Espíritu Santo en la Anunciación a María.
  • Y a mi modo digo que todo hacedor de vitrales es un músico y toda catedral una sinfonía que hay que “escuchar” con el alma.
  • Después de todo el número rige la construcción de una catedral y toda nota es vibración determinada por números…así, una sinfonía se convierte en una catedral sonora”.

— Eduardo Calabrese

  • “…Pero una catedral había de ser una construcción dramática, deslumbrante por su tamaño, obligando a mirar al cielo por su altura…”

— Ken Follet – Los Pilares de la Tierra

 

Arnaldo en plena labor

Arnaldo en plena labor con los Lirios Góticos de La Plata

 

”… ¿Y qué es la catedral de hoy, la que enseña a los hombres las estructuras de la Creación, sino la ecuación, sustituyendo al rosetón? Desprendámonos de inútiles fidelidades al pasado, con el fin de aproximarnos mejor a éste. No busquemos la catedral moderna en el monumento de vidrio y de cemento rematado por una cruz. La catedral de la Edad Media era el libro de los misterios dado a los hombres de ayer.

El libro de los misterios lo escriben hoy los físicos matemáticos, con sus «seres matemáticos» incrustados como rosetones en las construcciones que se llaman cohete interplanetario, fábrica atómica, ciclotrón. He aquí la verdadera continuidad, he aquí el fiel real de la tradición…” 

Catedral Transbordador

 

 

“…Pero nosotros volvemos a encontrar la tradición sin degeneraciones, si advertimos que este art got, ( arte gótico )este arte del Espíritu, es hoy el de los «seres matemáticos» y de las integrales de Lebesgue, de los «números más allá del infinito»; el de los físicos matemáticos que construyen, con curvas insólitas, con «luces prohibidas», con truenos y llamas, las catedrales del porvenir… 

  1. ruben quispe fernandez
    13 marzo, 2015 at 20:12

    quiero estudiar bellas
    artes

Leave a reply

*

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*