El Orden Cósmico y la mística de la luz

Significado simbólico: El Orden Cósmico y la mística de la luz

“Con el gótico se produce una de las más radicales rupturas estilísticas que han conocido la arquitectura occidental” – Otto von Simson.

En lo que se refiere a la historia de la filosofía, con el gótico observamos un cambio significativo. En los siglos XII y XIII se recupera el pensamiento de Aristóteles gracias a personajes de la época como Alberto Magno o Tomás de Aquino.

Interior de la Catedral de León

Interior de la Catedral de León


Este pensamiento iba en contra del anterior promulgado por seguidores de Platón como Agustín de Hipona, que se basaban en el idealismo, es decir, en que la racionalidad humana era el único sistema de conocimiento y que las formas sensibles son sólo una apariencia engañosa de la verdad.

El pensamiento bajomedieval en cambio hablaba de los sentidos, pues eran necesarios para descubrir lo que muestra la naturaleza. Por tanto, si hay que destacar un atributo fundamental en el gótico esa es la luz.

El arquitecto organiza una estructura que le permite, mediante una sabia utilización de la técnica, emplear la luz, una luz que es física pero que consigue dar sensación de elevación e ingravidez.

Son las vidrieras (Nota 1) las que se encargan de dar esa luz coloreada, irreal y difuminada y las que crean el espacio simbólico. A su vez, las vidrieras, (Nota 1) sirven como soporte de una iconografía que, sin tener nada que ver con los soportes (por tanto con la materia, con lo que podemos tocar), permiten un juego simbólico de unir luz con divinidad.

Todo lo que vemos en las catedrales góticas es simbólico, la planta de cruz alude a la pasión de Cristo y a la redención. El número 3 (estructura tripartita de la puerta, tres naves…) simboliza el misterioso dogma cristiano, la trinidad.

El rosetón por su parte representa la perfección y eternidad de Dios (nada es lineal sino circular), dios por tanto sería el señor del tiempo.

Entre otros símbolos podemos citar el del eje que forma la nave principal que se dirige hacia el altar mayor, que alude al peregrinaje del ser humano sobre la tierra, el supuesto camino místico que conduce a la persona hacia Dios.

  • (Nota 1) Donde dice vidrieras, puede leerse también vitrales o vitraux, en su expresión originaria francesa

 

Leave a reply

*

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*